Así ocurrió y así se lo hemos contado

Con mucha ilusión comenzamos el 4 de diciembre de 2019 a publicar El Latino. Nuestro primer artículo donde cuestionábamos los recortes suecos a su sanidad pública en los hospitales más grandes de Estocolmo rápidamente se volvió viral en las redes sociales y nuestros lectores comprendieron de inmediato que éramos un diario comprometido con los de a pie. Por lo que más de mil personas nos abrieron las puertas digitales de sus hogares e hicieron de “El Latino” una consulta obligada cada mañana.



Pero nuestras humildes predicciones de llegar a los lectores se quedaron cortas cuando vimos el impresionante crecimiento que experimentábamos en la red, mientras contábamos en español la historia del mundo cada día. Muchas empresas lo notaron y empezaron a comprar nuestros espacios de publicidad para llegar a sus clientes y el diario no paró de crecer.



Pronto alcanzamos los 10 000 lectores, luego 50 000, más tarde 100 000 y ya nos leían en 63 países.


Sin perder la perspectiva de informar sobre el acontecer de la sociedad sueca, nos abrimos al mundo para contarles lo que iba ocurriendo. Las crisis de Chile, de los chalecos amarillos, de Siria, Cataluña o Venezuela. Los tristes accidentes aéreos que ocurrieron, los incendios de Australia, los pormenores de la cumbre mundial del clima, las peripecias de Greta Thunberg o la muerte de la cantante del grupo Roxette Marie Fredriksson o Camilo Sesto, la crisis de los refugiados y cómo no, cómo el coronavirus se fue apoderando del mundo, hasta convertirse en una enorme bola de nieve que nos pasó por encima y nos arrasó.



Todos nuestros anunciantes se retiraron, los países cerraron sus fronteras, nuestros corresponsales quedaron confinados en sus hogares y todo el esfuerzo titánico que hicimos por sobrevivir no sirvió de nada. Detrás de El Latino existe un gran equipo periodístico y humano con talento de sobra, que siempre han creído en el ambicioso proyecto de la prensa digital. Por eso hemos trabajado hasta mantenerlo como líder, en un paisaje muy competitivo, reflejando siempre con objetividad la realidad que cuenta y se debe contar. Es que pensamos que ese es el deber y la grandeza del periodismo.


Entonces no es un ADIOS, sino un HASTA PRONTO. Volveremos a compartir grandes experiencias, la historia del mundo, el ir y venir de las noticias buenas y malas, esas que nunca duermen.


Hoy cerramos temporalmente las puertas de El Latino, no sin antes agradecer a los 130 710 lectores que hoy tenemos. Gracias por la confianza que depositaron en nosotros y por haber dedicado parte de su valioso tiempo a leernos. Volveremos cuando la borrasca amaine. En nombre de toda nuestra redacción. ¡GRACIAS y HASTA PRONTO AMIGOS!


Patricio Villarroel Robles y Jorge González Reymond

Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se