Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Ahora aparece el arenavirus en Brasil

Después de 20 años, vuelve a aparecer el misterioso arenavirus en Brasil. Un hombre murió en Sao Paulo debido a una fuerte fiebre hemorrágica. A pesar de someterse a una serie de análisis para descartar enfermedades como la fiebre amarilla, hepatitis viral, dengue o Zika, el hombre infectado no pudo resistir y falleció.


Estudios posteriores revelaron que existía la presencia del arenavirus en su cuerpo. El Ministerio de Salud de Brasil ha catalogado la enfermedad como extremadamente rara y letal.

Las autoridades sanitarias han asegurado que tanto el personal que atendió al fallecido como sus familiares, están siendo monitoreados y han sido sometidos a diversos exámenes para detectar algún contagio. Hasta el momento no se ha conocido otro caso, al menos en Brasil.


En el 2019, dos médicos bolivianos murieron por este extraño virus. En ese entonces dijeron que el portador del arenavirus era un roedor silvestre de nombre Calomys, que suele habitar en la región noreste de Bolivia.


El arenavirus es una familia de virus asociados a enfermedades que transmiten los ratones a las personas y tiene una apariencia granulada, como de granos de arena. Las personas infectadas presentan dolor de cabeza, dolor de garganta, dolores musculares, mareos, fiebre, manchas rojas en el cuerpo y disminución de glóbulos blancos.


Si bien algunos tipos de este virus o fiebre hemorrágica, como también se le denomina, pueden causar enfermedades relativamente leves, en otros casos son potencialmente mortales.


En las personas se expande al estar en contacto con basuras y desechos de roedores portadores del arenavirus. También se puede contraer la enfermedad al tener contacto directo con fluidos o sangre de otra persona infectada.


Los expertos recomiendan usar guantes en el trabajo agrícola y eliminar elementos que permitan la anidación de ratones, como papel, cartones, ropas, maderas y llantas de automóviles. Hasta ahora, un antiviral, la Rivabirina, ha dado resultados positivos en algunos casos leves.