Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

20.014 emigrantes han muerto en el Mediterráneo

La foto de un niño sirio ahogado en una playa del Mediterráneo puso rostro hace unos años al drama de refugiados. La foto dio la vuelta al mundo, causó horror y espantó a millones de personas, pero el problema no se detuvo. Los emigrantes muertos en el Mediterráneo suman ya más de 20.000. Dos terceras partes de las muertes registradas son de personas que se pierden en el mar sin dejar rastros y muchos de ellos siguen siendo niños.



Es urgente aumentar la capacidad de búsqueda y rescate de emigrantes en el mar Mediterráneo, alerta la Organización Internacional para las Migraciones, al informar de la alta cifra de refugiados que han fenecido en la travesía hacia Europa. La desaparición de una embarcación que salió de la costa libia el 9 de febrero pasado con al menos 91 personas a bordo elevó la cantidad de emigrantes muertos en el mar a 20.014 a la fecha, según la OIM (Organización Internacional para las Migraciones).


“Se trata del más reciente de una serie de “barcos fantasmas” que se desvanecen en la travesía hacia Europa cobrándose cientos de vidas”, escribió el director de datos migratorios globales de la OIM, Frank Laczko. El funcionario explicó que dos tercios de los decesos registrados son personas que se pierden en el mar sin dejar rastro, por lo que urgió a aumentar la capacidad de búsqueda y rescate en el Mediterráneo. Los barcos fantasmas suelen ser reportados por ONG que reciben llamadas de emigrantes desesperados que se encuentran en el mar, así como de familiares que buscan a sus seres queridos perdidos. En muchas ocasiones, no se realiza ningún operativo de rescate de estas embarcaciones y se da por sentado que todos los tripulantes perecieron en el mar.



“Se hacen esfuerzos de búsqueda, rescate e identificación cuando los desaparecidos vienen de un país rico. Pero nada se hace si se trata de emigrantes pobres cruzando el mediterráneo”, sentenció Frank Laczko. Aunque el número de muertes anuales ha disminuido desde 2016, año en que desaparecieron más de 5.000 personas, la proporción de fallecidos frente a los intentos de cruzar aumentó en 2019, lo que indica que cada vez son mayores los riesgos que corren quienes buscan a cualquier precio cruzar el mar hacia Europa.


Mientras los refugiados siguen bloqueados en las fronteras de la Unión Europea, miles de personas se han manifestado en solidaridad con los emigrantes, no solo con los que cruzan en barco, sino también los que huyen de la guerra de Siria. En Grecia los manifestantes pidieron al gobierno que abriera la frontera en el río Evros, donde miles de personas están esperando entrar desde hace 7 días.


En Bruselas, Berlin y otras ciudades europeas numerosas organizaciones han marchado pidiendo un trato más humanitario para los emigrantes en Europa. Los carteles recordaban que “Ninguna persona es ilegal” y se preguntaban “Que tipo de monstruo deja morir a un niño”, tras conocerse la muerte de un menor que viajaba en un bote de refugiados, que intentaba llegar a las costas griegas.