Temas y Reportajes

Capitolio fuegos artificales.jpg

Para nadie era un secreto que la Habana anunciaba un gran espectáculo pirotécnico para la noche del sábado en la escalinata del Capitolio en la clausura de todos los festejos y actividades culturales que se llevaron a cabo. Pero nadie podía imaginar la magnitud del espectáculo. 

Dieciséis mil fuegos artificiales combinados con música del que el relevante pianista y compositor cubano Fran Fernández compuso para la ocasión. El pianista creó una pieza que le permitiera —según explicó— “establecer un diálogo entre la belleza plástica y la sonoridad de los fuegos artificiales”. Agregó que la melodía estaría en consonancia con luces y que trataría de sobreponerla siempre a las explosiones.


“Nunca pensé que me fuera a sentir tan contento de poner música a los fuegos artificiales y la verdad que no fue un propósito, ni moda; ha sido una causalidad, porque en mis sueños no estaba eso. Todo lo ha propiciado La Habana”, dijo el maestro Frank Fernández.

Con la ilustre visita de los reyes de España, una multitudinaria fiesta popular en toda la isla, y un extraordinario espectáculo pirotécnico, celebraron en Cuba los 500 años de su capital, La Habana.


El rey de España, Felipe VI, en una cena ofrecida por el Presidente cubano, Miguel Diaz-Canel, defendió  los derechos humanos y llamó a los caribeños a decidir su futuro con libertad y democracia. Miles de turistas, medios de prensa y todos los habitantes de La Habana repletaron las calles para poder ver o acercarse a los reyes de España en el Centro Histórico de la ciudad.

 

 


Por su parte, el Papa Francisco, envió a los cubanos un cálido video-mensaje de felicitación por el medio milenio de la Habana. Dije recordar con cariño a este «amado pueblo» desde su visita en 2015 y enfatizó que en 500 años de historia hay entretejidas muchas vidas entregadas por los demás, muchos sueños, esfuerzos, sacrificios compartidos para construir el presente y el futuro de los hijos de Cuba

La Habana mostró en los festejos su mejor cara al mundo. Los cubanos llevaban años preparándose para este día, intentando rescatar uno por uno emblemáticos edificios de la ciudad como el Capitolio culminó el proceso de reparación y cuya cúpula ha sido laminada en oro de 24 quilates gracias a un donativo de Rusia que permitió una restauración capital de esta obra en la que participaron expertos rusos.


Tras esta titánica obra está el historiador de la ciudad el doctor Eusebio Leal y todo un equipo conocido como el plan maestro que han llevado a cabo un modelo de restauración urbana reconocido por las naciones unidas y unos logros que lo hacen referente para otras ciudades históricas de la Américas. 

Un reportaje de Jorge Gonzalez Reymond.